lun. Jul 22nd, 2024

LAS PEQUEÑAS COSAS…

Eliseo Castillo

DE TUS BRAZOS

“Con la frescura del día que inicia, / mujer amiga, ayer amante, / los meses y los días tocan en mi mente, / mujer amiga, mujer amante, / sueños húmedos me abrigan, / son tus brazos que me salvan, sin duda, / son tus labios que alimentan los míos”…elíseo

Por el año de 1985, en la campaña política por el X distrito por la diputación federal; en aquel entonces con cabecera en Quiroga, Michoacán, uno de los operadores del PRI (Filiberto Fernández) fue muy directo en sus ideas respecto a los principios que enarbolaba el partido…

“licenciado (me dijo muy seguro y fuerte) en el PRI hace mucho que perdimos le vergüenza, sólo nos queda el poder, y ese, ni madres que lo vamos a soltar”.

Luego las palabras lapidarias del eterno líder obrero Fidel Velázquez al afirmar que… “en el PRI, al poder llegamos con las balas y con ellas lo vamos a defender”.

Parece que hoy el destino ha alcanzado a este histórico partido, que con sus claroscuros logró mantenerse en el poder por muchas décadas; y siendo pieza fundamental de la política nacional incluso cuando fue derrotado.

Fundado por Plutarco Elías Calles en 1929, como forma de organizar a los líderes regionales; realmente no era un partido; aquel entonces llamado PNR (Partido Nacional Revolucionario) era una organización que buscaba concentrar el poder de las regiones en una idea de nación que no se tenía; los golpes de timón se repetían sistemáticamente; el expresidente Calles buscaba controlarlo mediante la creación del abuelo del actual PRI.

95 años después de su creación, uno de los presidentes del partido más polémicos (Alejandro Moreno) ha anunciado el casi final del mismo al apoderarse de su funcionamiento, con una actitud propia de un golpista cualquiera que se posesiona de un bien y reclama ser su dueño; aun que no lo sea evidentemente.

El llamado “Alito”, decidió que el partido no sirve de mucho si no lo controla él; que, aunque ha sido el que más elecciones ha perdido, y que, además, habiendo terminado su mandato hace un año, movió a los delegados para que lo habilitaran como presidente un año más, bajo el pretexto de que se avecinaba la elección presidencial; de los resultados, ya todos lo sabemos.

En el momento en que Alito decidió realizar una asamblea a puerta cerrada con los delegados nacionales perfectamente controlados para que aprobaran lo que antes ya habían diseñado, seguramente sus asesores o empleados de escritorio, quedó marcado el futuro inmediato del PRI; pareciera que va por el camino del PRD, a una desaparición inminente, producto de sus errores, su abuso del poder y antidemocracia, su soberbia; pero sobre todo, por la apertura mental de la sociedad que le ha dejado de apoyar. Los resultados obtenidos en las elecciones de hace un mes dejan descubierto que ha dejado de ser un partido confiable; hoy ya no tiene las bases multitudinarias que tenía; no hay más PRI de masas; no hay balas que gastar para defender lo que ha dejado de ser relevante.

Durante la asamblea de delegados, Alito marcó la lápida de lo que queda del partido, al gritar la amenaza contra los que lo criticaban desde afuera del auditorio, al no permitirles entrar, como forma de evitar la crítica a su idea de relegirse. Usando los cadáveres indudables que tiene el partido, amenazó con denunciar a los involucrados en el asesinato de Colosio y del Pemexgate, entre otros.

Desde luego el mensaje fue directamente a Beltrones y Labastida; quienes protestaban por el abuso del mandatario entronado como futuro dictador de lo que queda del partido.

Desde luego, se cuido de no mencionar a la Estafa Maestra, por que en esta se mezclan los políticos de su generación…; habría que ver si estuvo embarrado en la misma; no lo sabemos.

La gran lección…

Todo lo que nace, tiene la condición de morir; lo que queda de este partido es meramente testimonial; hoy gobierna dos estados (Durango y Coahuila); pero, sobre todo, arrastra un desprestigio brutal; difícilmente habrá electores que quieran seguir votando por el PRI; esto nos lleva a pensar que difícilmente mantendrá su registro…: se lo dijimos al PRD para que lo escuchara el PRI.

Los carniceros de hoy, serán las reses del mañana…, o ¿por quién doblan las campanas?

Dos sentencias que tomo de la literatura universal (es decir que no son mías) para decir que la soberbia del PRI se encarna en un líder de medio pelo sin identidad popular, que además de tonterías y abusos, al parecer no sabe hacer otra cosa…; bueno si, ponerse bótox y manipular a las mujeres ambiciosas que desean figurar en la política, para su personal beneficio.

Al PRI le pasa lo que a cualquiera que nace…, tiene que morir en algún momento; solo que hay de formas a formas de morir…, eso si.

Lo que queda de ese partido no llega ni a broma de mal gusto; es la lucha de los buitres contra las hienas, para ver quien se queda los huesos, que alguna vez tuvieron mucha carne.

Los carniceros de hoy…; ¡las campanas doblan por ti…!

Le abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *