lun. Jul 22nd, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED…

Elíseo Castillo

MI GRAN RECUERDO

“Con el silencio que a veces abruma, / el asalto al delirio y la nostalgia llega, / toca mi puerta, impertinente se aposenta, / es la hora del recuerdo y la esperanza, / es la hora del amor que nunca muere; / mi amor, a donde estés te alcanza, / mi amor, a donde estés te espera; /no muere lo que se alimenta y se bendice, / siempre serás algo más que un recuerdo”…elíseo

En estos días se debate la modificación en la estructura y funcionamiento del Poder Judicial de la Nación; sin duda es un paso importante en el proceso de búsqueda de mejores condiciones sociales entre los mexicanos; entre los que tiene casi todo; los muy ricos y los muy poderosos, y los que no tienen casi nada, y que sin embargo son pasados por el mismo racero de la justicia.

La idea de que la justicia es ciega, aplica regularmente en contra de los jodidos en todo el mundo; pero eso no es pretexto para considerarlo como algo que se debe ver y dejar pasar sin chistar.

No tenemos por que ser comparsas mudos de este atropello que se repite cada día.

No es que con la reforma del Poder Judicial se resuelvan todos los males de quienes menos tienen; los más jodidos. Lo que buscamos es que se ponga en la mesa la terrible desigualdad en que aplica la ley, supuestamente igualadora desde su supuesta ceguera; que al final de cuentas no ve lo que no le conviene ver.

“La advertencia fue clara: “Este asunto no va a caminar si no me das 20 mil pesos”, dijo Jacobo, el agente del Ministerio Público, al campesino Gabriel Cubas Martínez, uno de los miles de defraudados por cajas de ahorro populares en Oaxaca.

El mensaje de extorsión fue traducido por su hijo Domingo, porque Gabriel pertenece al pueblo triqui y no habla español: “yo le dije: ´dinero, no tengo´. Estoy enfermo, casi más muerto que vivo luchando por recuperar los ahorros de toda la vida. Nos estafaron 360 mil pesos pero de esos, 167 mil pesos son de mi hijo Josefino que trabaja en Estados Unidos”.

Peor aún, el abogado de oficio le pide 80 mil pesos para atender el asunto”.

Fuente: Sanjuana Martínez; Periódico La Jornada, domingo 7 de julio; 2024; pag.13

¿No le molesta a usted semejantes atropellos que se aplican un día si y otro también…?

Tan sólo por eso es necesario reformar la justicia en México; se siguen incrementando los abusos en contra de los que menos tienen; se supone que la ley prohíbe aplicar la ley a personas sin explicarles plenamente su situación; sobre todo para los miles de mexicanos que no hablan español.

Es ofensivo que cualquier inepto investido de Ministerio Público o juez diga en cuanto va a valorar su tiempo atendiendo los casos, que, de obligación debe resolver.

Este ejemplo representa cuando la justica es ciega en función a los intereses que se resuelven con una mordida; luego los abogados “huizacheros” normalmente coludidos con las autoridades terminan por darle el tiro de gracia a la esperanza de encontrar un poco de justicia simple y justa, sin distingo de persona.

Esto de pedirle una mordida a una persona para que su caso avance, y de que un abogado de oficio, que debe hacer su trabajo de manera gratuita, en lugar de trabajar y acatar, le pida un soborno a la persona, solo es posible cuando el poder judicial esta podrido; de otra forma es poco probable que suceda este tipo de abusos.

No echemos en saco roto este tipo de casos; el campesino triqui Gabriel Cubas es un lamentable ejemplo de lo que sucede de manera corriente en todo el país; es un problema que se manifiesta contra los más jodidos; esto no se lo hacen a los muy ricos, a estos les tiene miedo, o les deben favores.

¿Pero a los jodidos…?

Si quieren que sus casos avancen: o aceptan la corrupción de entregar una mordida o nada a su favor va a suceder.

Es la historia que se repite en México (y en el mundo en realidad) y por lo que vale la pena pensar en que un cambio en la estructura y funcionamiento de la justicia en México, sin que sea garantía de éxito, al menos nos ofrece una esperanza de que esto que apesta a podredumbre, de alguna forma se intente mejorar un poco…

¿O, usted…, cómo ve el tema?

Le abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *