lun. Jul 22nd, 2024

LAS PEQUEÑAS COSAS…

Eliseo Castillo

SERÁS PASIÓN ETERNA

“Con las suaves palabras que te nombran, / se arrastran murmullos sin respuesta, / no se buscan, no se esperan, se viven, / amor de diario, pasión presente, / serás todo, menos olvido, / serás todo, menos desprecio; / amor de siempre, nunca repetido”…elíseo

Ayer, las cadenas internacionales de comunicación se saturaron de datos en relación a la buena nueva…; el periodista australiano Julián Assange por fin quedaba libre; luego de tantos años de mentiras e ignominias; luego de 14 años de persecución se le dejaba en libertad; se le dejaba en paz.

El monumento a la libertad que tanto presumen los gringos, luego de mancharla hasta la saciedad, dejaba de recibir actos de vergüenza ajena por parte del gobierno en turno de los Estados Unidos; la persecución contra el periodista que se atrevió a denunciar ante el mundo las atrocidades de quienes presumen ser mejores que el resto del mundo.

Pero resulta que no…, que no queda libre…, que el gobierno americano sigue siendo… (¡?)

Ahora, después de unas horas de satisfacción, resulta que el gobierno de los Estados Unidos no ha dejado en paz a este personaje; que efectivamente se le ha dejado salir de la prisión, pero bajo la condición de que ¡se declara culpable de determinados delitos, de tal forma que, con los 14 años encerrado, pueda quedar en libertad…, pero estigmatizado con la observación de haberse declarado culpable!

Quedará en libertad, luego de que acepte ser culpable.

Así se las gastan este tipo de gobiernos que se presumen demócratas; pero que son lo peor contra la libertad mundial; las pruebas les abofetean en la cara.

Recordemos que quizá la peor prueba la vivimos en el gobierno de Obama; cuando suponíamos que con este personaje este tipo de aberraciones dejarían de ser moneda de uso corriente y legal del gobierno americano…; 8 años de gobierno del mismo y nada a favor de Assange, siguió encerrado.

Recordemos que su único pecado fue hacer pública la acción violenta del gobierno americano contra el mundo; además, lejos de hacerlo como negocio, puso la información en las mesas de información de determinados medios de comunicación masiva de prestigio internacional; entre los que se destaca el periódico mexicano La Jornada.

Por algo será que cuando hay problemas en el país, el primer periódico que se consulta regularmente es este;

Al final, el gobierno de Estados Unidos se sale con su capricho…; nunca aceptó dejar en libertad a quien se atrevió a desnudar las atrocidades que hacen en el mundo en nombre de la libertad… “su libertad, a su manera”.

En este momento el avión que traslada al periodista a su país (Australia) está en el aire; sin embargo, no ha quedado en libertad, se le ha dejado salir bajo el acuerdo de que no es libre, y que tendrá que declarar en un juzgado americano (en una de tantas islas que administra este gobierno), donde se va a declarar culpable de conspiración; luego se le dejará en libertad…; así se las gastan loa americanos.

Sin embargo, de lo perdido lo que quede; al final la presión internacional y las campañas electorales han hecho su labor; habría que valorar este aspecto y celebrarlo en lo posible.

El gobierno americano ha dejado en claro que atropella a todo el que lo cuestione; por más argumentos que tenga en sus palabras; no es buena noticia para la libertad de expresión; pero hay que decirlo, es lo que hay.

Es lo que hay amable lectora (or); la libertad siempre en riesgo.

Podemos ser admiradores o detractores de este gobierno históricamente intervencionista; pero las pruebas lo señalan como lo que Julián Assange denunció en los documentos que obtuvo de los archivos americanos, y que puso a disposición de la humanidad por medio de unos cuantos grandes periódicos internacionales.

Así es la realidad.

Pro celebremos lo bueno…; este personaje tan perseguido está en un avión (se debe el vuelo aun por cierto y se pide cooperación para pagarlo) rumbo a casa en este momento.

Esto es lo que vale hoy.

Le abrazo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *