jue. Jun 20th, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED

Eliseo Castillo

NUESTRO ESPACIO

“De la nostalgia del recuerdo a veces contado, / quedan huellas que no mueren, se perpetúan, / no se si vendrás, nada lo asegura, lo entiendo, / igual nuestra casa semivacía lo anuncia, / igual mis brazos buscan pero no encuentran, / lo que fuimos, no se si volverá a ser, / aquel, nuestro espacio te reclama, te espera. / Te espera… elíseo

Las urnas, hasta el momento en que escribimos este texto (lenes 3 de junio 8:30 hrs.) nos dicen que las tendencias de los resultados de la elección del día anterior (domingo 2 de junio, 2024) parecen más que claras; simplemente se cumplen las tendencias que se tiene desde hace al menos un año; en este espacio se lo fuimos reseñando antes de que se iniciaran las campañas políticas para la elección de la presidencia, el congreso, presidencias municipales y nueve gobernaturas; los resultados están a la vista; las urnas hablan y ponen en su lugar a cada quien; fuera de pasiones, berrinches; pero sobre todo, mentiras a diestra y siniestra, con el afán de desacreditar al oponente.

Ante los datos claros, la respuesta sigue llena de un paralelismo entre las personas que se consideran seguidoras del actual régimen de gobierno de AMLO, y las que se asumen como sus enemigos, detractores y abiertos odiadores casi absurdos. Y sin embargo la realidad nos ha puesto en el lugar que hemos fraguado en estos cinco y medio años de gobierno.

Durante el sexenio 2018-2024, se promovió de manera sistemática la idea de un golpe de estado de los llamados “blandos”; que se ejerce mediante la descalificación sistemática del gobierno y su trabajo; al tiempo que se usan los medios de comunicación para desinformar y mal informar a los ciudadanos acerca del propio gobierno y su trabajo; lo que importa en este tipo de actos es dejar totalmente desacreditado al mismo ante la ciudadanía, de tal forma que se pueda pedir como siguiente paso su destitución; de esta forma queda la sensación de que fue el pueblo quien ha rechazado al gobierno y lo está quitando.

Entre mentiras, ignorancia, e inocencia…

Este es un gobierno malo que hace obras inútiles:

Una refinería que no funciona…

Un aeropuerto que nadie usa…

Un tren que es un capricho del presidente y que destruye la naturaleza…

El presidente pactó con el narco; es un narco presidente…

Ha impuesto a una narco candidata…

A esta lista de mentiras les faltó anexarle una de las obras más importantes del sexenio: el tren Transístmico que une al Golfo de México con el Océano Pacífico, con la movilidad de mercancías y personas que esto va a representar; sobre todo tomando en cuenta la guerra real de cada día con China, que se va a apropiando del mercado internacional de manera casi inevitable.

Nos guste o no, el gigante asiático es una amenaza para los mercados nacionales; el mexicano ha sido penetrado desde hace muchos años de manera masiva, destruyendo a miles de pequeños productores artesanos y pequeñas empresas nacionales. China no sabe de lágrimas, sabe de vender mucho, con calidad cuestionable, pero con precios bajos.

A la oposición les pareció poca cosa esta obra; sin embargo, en este espacio, y con la información que se tiene como economista podemos decir que es quizá la obra más sólida y de mejor futuro para el país; pero sobre todo para la región Oaxaca-Veracruz.

Pero decidieron irse por el escándalo y la descalificación; los electores les han dicho lo que piensan; no es lo que esperaban sin duda.

Las cosas son simples …

La refinería Dos Bocas está entrando en una etapa de producción de gasolina y derivados del petróleo; con ella se reduce la necesidad de comprarla del extranjero: Estados Unidos, Arabia, entre otros proveedores.

El AIFA, es el mejor aeropuerto del país con mucho; quien lo conozca sabe que es un inmueble bien diseñado, con certeza para el viajero, bien señalizado con poca probabilidad de que se extravíe; además, sus sanitarios son dignos de quien tiene mucho, pero mucho dinero…; pero resulta que es un lugar público para quien quiera y pueda usarlo; son tan hermosos los sanitarios que más bien parecen una obra de arte que un lugar para “hacer las necesidades” intestinales y urinarias.

Hoy es el aeropuerto que más carga mueve en todo el país; no hace falta decir más.

El Tren Maya ya mueve una locura de inversiones sobre bienes raíces en la región; miles de empresarios buscan comprar terrenos para echar a andar negocios de hotelería, gastronomía, artesanía; que sin duda trae consecuencias buenas y malas; por un lado los apetitos de dinero que son inevitables; por otro los beneficios para la población de la región.

Por cierto, los que se autocalificaron como “ecologistas” (hasta payasos y comediantes se apuntaron en algo que, al parecer, ignoran, pero que usan como bandera de la nueva actitud de la derecha) salieron a gritar que el ecosistema de la región se ponía en peligro; mientras que ante sus narices, una empresa norteamericana (Calica) destruye la región llevándose la arena extraída de la región sureste del país por décadas, sin que ninguno de estos “nuevos ecologistas” levante una sola banderita de juguete con que se presentan como defensores del medio ambiente (lo hacen para los medios, pero no hacen algo por la naturaleza).

Las urnas han hablado, las televisoras comerciales no pudieron ocultar la realidad; la soberbia de sus comunicadores se manifiesta en reproches a los electores; la ultraderecha encabezada por buen parte del PAN y el Alto clero de la iglesia católica, en sus palabras, consideran que quien vota por Morena no sabe votar…

Todavía nos falta mucho para decir que tenemos una democracia sólida; falta mucho sin duda.

Los intelectuales de derecha y los medios de comunicación en general esperaban una elección más cerrada; buscaban la impugnación y anulación de la misma; eso no puede ser democracia; cuando el contendiente con mucho dinero y rencor simplemente te recuerda que puedes ganarle en los votos, pero que te va a quitar el poder de la manera que sea necesario.

La soberbia de los intelectuales de derecha se retuerce con los resultados; pero las urnas han dicho lo que piensa el mexicano promedio; el que parte el alma cada día trabajando y estudiando con la pequeña esperanza de amanecer un poco mejor cada día con su salario y con una profesión que le reconforte.

Para esa soberbia intelectual de derecha, el votante, cuando no lo favorece es un tonto (Mario Vargas Llosa dixit); para el mexicano promedio, su realidad la expresó ayer.

Para bien o para mal, tenemos una presidenta electa; en un país de machos muy destructivos, clasistas, no es algo fácil; desde hace meses las tendencias así lo señalaban; a la sombra del presidente tan criticado, creció la sombra de la mujer que en octubre será la mandataria del país.

No es fácil el futuro inmediato que le espera, el México intelectual machista le espera, la van a atacar cada día por ser mujer, pero sobre todo por representar a quien representa.

En fin, la vida sigue por fortuna, hasta donde sea posible...

Cuidado con los que se asumen aun como los “intelectuales” del país, y que llenan las pantallas de los noticiarios de las televisoras comerciales, los periódicos donde escriben (habría que ver si son leídos) y las redes sociales…

Le abrazo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *