lun. May 27th, 2024

LAS PEQUEÑAS COSAS…

 

Eliseo Castillo

                             

                                                                       SER CAMINO

                                                     “Que la vida sin cesar se repite, se recicla,

                                                     que los vinos, como los caminos,

                                                     más son viejos, más se confían, 

                                                     tus pasos sigo, amplio y fiel destino,

                                                     más te ando, más te afirmo;

                                                     tus pies te delatan, amplio y amado camino,

                                                     mi ruta sin duda; mi razón, mi sino”…

                                                                               elíseo

En la región del Bajío Michoacano, cuyo centro se puede localizar entre los municipios de Zamora y La Piedad, la derecha política se ha fortificado con el tiempo; parece absurdo pero no lo es en la práctica; que una persona de vida sencilla y humilde pueda apoyar a esta corriente política representada por el PAN originalmente; pero que ahora se hermana entre los partidos PAN:PRI:PRD. 

Si partimos de que esta corriente representa los intereses de los empresarios y del clero católico, entonces queda confuso el apoyo de la familia humilde; hasta que entendemos que el poder de la iglesia es notable en la región.

Históricamente tenemos una región muy conservadora donde el sistema de poder se ha mantenido en manos de una pequeña casta de hacendados y comerciantes, avenidos en líderes políticos; por lo que ver que triunfara el PRI o el PAN fue tan normal, que apenas se notaba la diferencia en el sistema de gobierno.

Hace unos 30 años, una compañera de trabajo “me leyó” la cartilla al escuchar mis manifestaciones con ideas identificadas con la izquierda…: 

Eliseo, eso aquí no vale; en Zamora hay PAN o PRI; decídete… “

Claro, las curvas de su cuerpo eran en aquellos años taaaaannnn, pero taaaannnn; que ¡uf! por un momento estuve tentado a mentirle para seguir con aquella agradable relación. Mi querida Ca…, sabía lo que decía; su padre había sido presidente municipal del municipio.

Hoy las cosas se han modificado; ya no nos vemos ni conversamos, ni nos escribimos, ni nada de nada pues; pero la derecha sigue siendo un bastión muy fuerte, que ofrece a sus candidatos, por más que suene a ridículo, votos hasta de las familias más humildes; al margen de que algunos se molesten.

El PRD nunca logró establecer una red socia de apoyo político suficiente de los priistas que se pasaron a la supuesta izquierda; por lo que al final volvieron a ser PRI o PAN; con la sentencia de mi muy suculenta amiga Ca…

Carlos Soto y Tere Mora como los contendientes reales al poder municipal; el resto es testimonial; como sin duda los son los llamados, con toda la razón de los hechos, los partidos pequeños, y más testimoniales que efectivos.

Carlos Soto dice ser el político apropiado para mantenerse en el poder tres años más; parece que el canto de las sirenas fue tan fuerte, que la mesura se quedó guardada en algún rincón; luego de pasarse al menos un año coqueteando entre Morena y PAN, decidió que la derecha es lo suyo, y espera que los electores zamoranos lo reelijan…; es posible; sin duda que las aspiraciones y posibilidades son amplias; representa a la derecha rancia de la región; ni qué decir que cuenta con el apoyo del clero, que desde el sermón de cada misa, se encarga de recordarle a los creyentes que votar por la derecha es votar en contra de ese señor tan malo que gobierna el país; la iglesia en su cerrazón, jamás aceptará un político juarista, como sin duda lo es AMLO. Los colegios y universidades, abiertamente de derecha, lo promueven sin recato.

Tere Mora, representa a la izquierda, al margen de si sabe algo al respecto; Morena la presenta como su carta a seguir y apoyar; sus opciones de triunfo son inciertas, pues se desconoce hasta el momento el grado de integración y desintegración que se ha hecho del movimiento de Morena desde 2018.

En caso de que cuente con buenas opciones de triunfo, la citada candidata no será por su gran imagen regional, o por el apoyo de su grupo político; es complicado que esta base alcance para ganar en una zona tan conservadora desde la mera raíz…; por desgracia su probabilidad de triunfo está marcada por dos figuras fundamentales del movimiento que poco tiene que ver con Zamora: AMLO y Claudia.

Realmente la carta fuerte de la candidata de Morena depende de factores externos; por ejemplo el haber sido compañera de bancada del actual gobernador; pero en realidad su asidero para que los electores la apoyen  o rechacen, será muy simple…; la mala o buena imagen que tiene el presidente AMLO y la candidata Claudia…

Así de simple es la realidad electoral de Zamora; por un lado está la derecha conservadora de los empresarios y comerciantes añejos de la región, respaldados de manera abierta e inmoralmente (incluso ilegalmente) por la iglesia católica, la que sin recato, comete el delito de meterse donde no debe hacerlo, con sermones ilegales.

Pero es la iglesia…, mi hablar-

Por si fuera poco, las universidades y preparatorias son un semillero de cuadros políticos panistas y priistas sin duda; ni como decir lo contrario.

Por el otro lado, se encuentra la buena o mala imagen que mantiene el presidente AMLO y Claudia; que harán que el voto popular (segmentos de la clase media y baja).

Por más que el discurso aburrido o incendiario diga lo contrario; ambos contendientes dependen de manera definitiva de esta base social; no hay mucho de dónde sacar más allá de los intereses de la visión conservadora que se aferra a la iglesia y su pregón amenazante (si no votas como te digo te condenas; te vas al infierno, permitirás que llegue el comunismo a tu casa, que te van a quitar y te vas a condenar…). 

La opción de Morena no representa a la candidata que abandera; no existe aun la base social suficiente; sus supuestos líderes se han dedicado a los bienes raíces; haciendo negocios como lo han hecho toda la vida los panistas y priistas…; por desgracia. Todo se definirá por la buena o mala imagen de sus líderes nacionales.

De los partidos pequeños, la chiquillada...; seguirán siendo lo que son en la práctica; pequeños partidos patrimoniales para familias ambiciosas con deseo de acomodar a la familia en puestos políticos y administrativos de escuelas u oficinas de gobierno.

De hecho, tener un pequeño partido político es la gloria presupuestal: diputaciones plurinominales para uso personal, o para esposa o esposo, hijos, sobrinos, amantes; o para vendérselas a buenos amigos; colocación de familiares en puestos públicos, sin más méritos que tener el control de los pequeños partidos…

¡ah, que buen negocio familiar son la chiquillada partidista!

Felipe Calderón y familia sabe por qué se aferra a tener su propio partido político; sabe de sus beneficios económicos y de poder…

La política y la droga tienen un efecto parecido…, son adictivos, y se emula a la marrana vieja…: agarra la mazorca, y no la suelta aunque le rompas el hocico…

Carlos Soto y Tere Mora, se ostentan como  la opción para Zamora…; en fin… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *