lun. May 27th, 2024

LAS PEQUEÑAS COSAS…

 Eliseo Castillo

                                                         

                                                                        VEN UN DÍA CUALQUIERA

                                                              “Mientras la bruma del olvido se hace humo,

                                                              ante el imperio del amor se va extinguiendo; 

                                                              amor de ayer, de hoy…, de siempre, te estoy llamando;

                                                              ven, dice el silencio, ven, clama el recuerdo,

                                                              amor de ayer, de hoy, sueño eterno”…

                                                                                       elíseo

Se dice que para un mal pleito hacen falta al menos dos locos o locas que piensen que pelear debe seguir siendo una forma de vida en sociedad; luego las consecuencias regularmente terminan siendo traumáticas; normalmente todos terminan raspados de alguna forma; quien piensa que gana, trata de curar sus heridas en su aparente éxito; mientras quien se asume como derrotado o derrotada busca expresar miles de objeciones a la  derrota; al resto de personas se les ha llamado espectadores activos o pasivos; pero al final se catalogan como “daños colaterales”.

Campañas políticas, guerra de desinformación, enfermedad social…

¿Quién en su sano juicio puede soportar tanta propaganda?

No es Claudia, Xóchitl o Máynez; son sus equipos de guerra y los intereses detrás

No es posible que se pueda hablar de contienda electoral sana para elegir a la persona que habrá de estar al frente del país los siguientes seis años. 

Sin duda México es una economía muy importante para el mercado internacional por algunas razones; por ejemplo su ubicación geográfica con el mercado de consumo más fuerte del mundo, con casi 400 millones de consumidores potenciales entre la población de Canadá y los Estados Unidos. Una sociedad del desecho, del comprar y tirar sistemáticamente, para volver a comprar. De hecho el mundo se alimenta del consumismo absurdo y desbocado; Estados Unidos es el modelo más negativo al respecto.

La vecindad alimenta la posibilidad de que la ubicación de planta productiva se incremente; es una realidad, está funcionando; esto hace apetitoso el control de la economía nacional.

Quizá eso explica tanta propaganda político electoral llena de odio y rechazo al que no piensa como ellos; quizá por eso tantos ataques en la propaganda electoral en la que se presenta a los contendientes rivales…; de acuerdo, es normal que se siga sosteniendo que en el amor y la guerra se vale todo y de todo; desde luego que no es tan cierto; no debe valerse todo y de todo; definitivamente que no.

Con tanta propaganda negativa que se promueve en todos los medios de comunicación, queda la sensación de que ninguno de los tres candidatos a la presidencia tiene las condiciones morales y legales para ser electo y entregarle la presidencia para el sexenio de 2024-2030; definitivamente la campaña se tendría que suspender, por que, según la propaganda de desprestigio, los tres son más bien sospechosos de ser delincuentes sociales.

¡Quién soporta semejante tamaño de guerra de desprestigio, guerra de lodo, todos contra todos; y por desgracia, guerra de mierda existencial…!

¡Quién soporta la guerra de desprestigio contra la imagen presidencial con una avalancha de desinformación, tratando de cambiar la percepción del elector en favor de determinado candidato o candidata; aunque con esta propaganda negativa, provoquen más violencia emocional; y una intoxicación social que se puede ver, sentir, y sobre todo sufrir!

Faltan más de 30 días para las elecciones presidenciales, y el primer resultado nefasto es una tendencia a enfermar e intoxicar al electorado; no queda claro si el ejercicio de votar o abstenerse se realice con molestia, coraje y rencor; luego a veces se dice que muchos votan por hartazgo.

La guerra de desinformación y la estridencia son las formas en que se ha manoseado y alterado la salud de la sociedad en general, y del individuo específico, dependiendo del contacto y compromiso con que se involucra en las campañas.

Gane quien gane la elección, la sociedad ya ha quedado dañada en buena forma en la parte sensible de creer en los demás…; se cree menos en los otros por que podemos ver que somos muy sensibles y poco confiables; cada vez estamos más intoxicados, más enfermos. 

Por desgracia, los tres candidatos son tratado como meras mercancías de aparador; en una mala y enferma competencia, se hablan pestes de las dos “cosas, o mercancías de enfrente”;  y se hablan maravillas de la tercera.

Las campañas políticas en lugar de ser propositivas, son agresivas, destructivas, son guerra de lodo contras los rivales; esto enferma a cualquiera, esto es tóxico.

Ni Claudia , ni Xóchitl o Máynez controlan sus aparatos de propaganda; pero son la cara visible que los avalan; al final es una penosa realidad tóxica. Con el tamaño de violencia expresada en los medios, queda la sensación de que ninguno de los tres puede llegar a ser aceptado sin tanta propaganda y publicidad; o al menos merecen menos de lo que pretenden.

Y sin embargo, tenemos que tragarnos más de un mes todavía de desinformación en todos los medios de comunicación; la guerra enfermiza va a seguir hasta el 2 de junio… por lo menos, en caso de que la distancia entre el ganador y el segundo lugar sea suficiente; en caso contrario, la propaganda va a seguir.

¡Quién en su sano juicio…, o el que le quede, puede soportar tanta propaganda de los partidos políticos las 24 horas del día…!

Los productos-mercancías Claudia, Xóchitl y Máynez se acorrientan mucho con tanta propaganda; la salud mental del elector queda dañada; la sociedad intoxicada.

¡Y quedan mas de 30 días…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *