jue. Jun 20th, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED…

Eliseo Castillo

                                                           

                                                                               SERÁS VIDA

                                                                 “Ante el firme paso de los años,

                                                                 se acumula eso que se llama recuerdo,

                                                                 eres, fuiste, se acostumbra, se dice,

                                                                 serás lo que el tiempo diga, nunca olvido”…

                                                                                     elíseo

Cuando decimos que ni Pinochet se atrevió a tanto, como lo ha hecho el presidente de Ecuador Daniel Noboa; ya definitivamente que es decir demasiado; sin embargo, ha sucedido lo impensable; el allanamiento de una embajada de México de parte del gobierno ecuatoriano.

Recordemos que una embajada es un pequeño pedazo de territorio de cada país ubicado en otro; es una forma de tener presencia y autonomía, de tal forma que se puedan agilizar las relaciones diplomáticas, de amistad y comerciales entre el país anfitrión y el que instala su embajada en ese territorio.

Durante la Segunda Guerra mundial, como parte del esfuerzo por apoyar a perseguidos del ejército alemán nazi, la embajada de México en Francia realizó grandes esfuerzos rescatando a muchos judíos y no judíos, pero perseguidos por los alemanes. La historia lo ha marcado como una página de honor y justicia que ha honrado al gobierno mexicano ante el resto del mundo; su derecho de asilo como bandera que presume con orgullo en todo el mundo.

Durante el golpe de estado en Chile, el 11 de septiembre de 1973, la embajada de México en ese país se llenó de chilenos perseguidos, que salvaron la vida y llegaron a México, muchos de ellos se quedaron a vivir en México, otros regresaron años después, luego que el dictador Pinochet fue desplazado del poder.

México y su derecho de asilo…,  es un brillo sin duda a su política exterior; ya ni le menciono la cantidad de argentinos (por muy higaditos que sean a cada rato) que salvaron la vida pidiendo asilo en la embajada de México en ese país.

¿Y…, si no fue Ecuador, y fue Washington…?

Salvo que sea un imbécil quien gobierna en ese país, o de plano un idiota (quien no puede o no sabe tomar decisiones), todo nos invita a sostener una hipótesis nada rara o descabellada; el haber allanado la embajada de México de la forma en que se hizo; por los reportes y videos que nos han ofrecido; pareciera que en realidad ha sido un montaje burdo mediante el que se busca continuar con el sometimiento de la región en función a los intereses del gobierno de los Estados Unidos.

Por desgracia, la región latinoamericana se encuentra en el centro de la lucha por su control desde los intereses de tres potencias económico militares: Estados Unidos y su destino manifiesto o Doctrina Monroe (América para los  americanos); Rusia y sus necesidades de responder a los ataques de Estados Unidos por medio de la OTAN y su agresión constante a sus fronteras de seguridad nacional; y por último China y su necesidad de controlar los recursos naturales de la región y si se puede del mudo para abastecer sus crecientes ambiciones económicas. China necesita controlar los recursos de Latinoamérica y África para su economía; por eso su presencia política ante todo.

El movimiento de ultraderecha es la punta de ataque de Washington; con este tipo de gobiernos puede apropiarse de los recursos por medio de las empresas americanas que se quedan con los contratos de explotación minera, maderera, agrícola, de petróleo, energía, agua.

Lo importante es apoyan a gobiernos de derecha y ultraderecha que respondan a sus intereses; por eso , incluso se llega a fomentar, incentivar y proteger golpes de estado donde haga falta.

No es algo nuevo, se hizo en México para derrocar a Francisco I. Madero; en la embajada de los Estados Unidos se negoció el ataque de los traidores al gobierno; el resto ya lo sabemos; ahora se recuerda tal evento como “la decena trágica”; Muerte de Madero y su vice presidente Pino Suarez, ascenso al poder de Victoriano Huerta.

En 1973 en Chile se repitió el escenario; la embajada de Estados Unidos apoyó el golpe de estado; luego asesoró sin disimulo al dictador Pinochet.

Bolivia sabe de eso, al ser golpeado el gobierno de Evo Morales; Perú, donde Washington asesora a la golpista que asume el poder por encima de la razón  la legitimidad.

México ha presumido en el mundo su política de asila a cuanto perseguido político pida auxilio, y desde luego, esté en posibilidades de apoyarle; sin embargo, al ser invadida su embajada en Ecuador, por fuerzas armadas del gobierno del mismo, se rompe esta imagen de respeto con que se deben conducir los gobiernos entre si, mientras no se encuentren en guerra unos contra otros.

Ecuador no está en guerra con México, por tanto no hay razones para conflictos de este tipo; sin embargo, al contar con un gobierno de ultraderecha, formado en las universidades americanas; la probabilidad de que este reaccione a los intereses americanos es alta; Washington sabe que es su momento para apropiarse del control de los recursos naturales de la región amenazados por China… ¡qué importan las formas diplomáticas si la idea es tomar los recursos de los demás…; así lo hicieron al invadir Irak; donde descaradamente señalaron que vale más el petróleo que iban a controla que vidas humanas.

Miley en Argentina, dócilmente, y a cambio de su apoyo, ya les ha ofrecido los recursos petroleros; su devoción por Trump lo hace vasallo de la ultraderecha americana; con Bolivia lo intentaron, dieron el golpe contra Morales; en Brasil mandaron a la cárcel a Lula, todo con tal de quitarles el control de los recursos; con Pedro Castillo en Perú fue lo mismo; ahora tienen los contratos mineros, y la usurpadora Dina Boluarte ya les estorba; Venezuela y su petróleo es una meta que extrañan; pero no les ha funcionado su intento golpista.

Todos estos eventos tienen un denominador común; los intereses de los Estados Unidos, su gobierno y sus empresarios…; nada nuevo o raro. Así son las formas absolutista de quienes desean los recursos que  tiene el otro.

Si el gobierno de Ecuador no está formado por imbéciles o idiotas, deben saber que las embajadas son inviolables; que representan un pedazo de tierra de cada país que se instala en ese territorio, a invitación y aceptación mutua de una relación relativamente cordial, diplomática, cultural y comercial.

Si esto es así; entonces la hipótesis que se nos ocurre es que la mano muy larga y pendenciera de Washington y los intereses del mismo están metidos en esta acción más que estúpida y abusiva.

México ha sido honrado en todo el mundo por su inquebrantable política de derecho de asilo; y pareciera que realmente la mano que mece la cuna de la ignominia viene del norte; y no de quien aparece como presidente de ese pequeño y bastante diezmado país.

Será que a veces los ecuatorianos no son tan agresivos (mi antigua amiga ecuatoriana Mercedes así me lo hacía sentir hace años).

Es una hipótesis, pero la historia condena al gobierno del norte; en política no hay casualidades, hay acciones que marcan a cada gobierno.

La hipótesis es simple… ¡es desde Washington idiotas…!

Anuncio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *