lun. Jul 22nd, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED…

Eliseo Castillo

                                                                 

                                                                   TUS OJOS, TU MIRADA

                                                         “Con las luces del alba que se anuncia,

                                                         débiles, apenas y pronuncian,

                                                         colores, pequeños ruidos se presentan,

                                                         muevo mis brazos y te busco,

                                                         los tuyos se contraen, los atrapo;

                                                         es la lucha contra el tedio y el desgano,

                                                         mañanas normales, amanecer sin prisa;

                                                         sin siquiera esperarlo, tu sonrisa se asoma,

                                                         la vida entra por tus ojos que iluminan,

                                                         la vida se hace normal entre tus brazos”…

                                                                                   elíseo

Lo hemos venido señalando en este espacio; lo recalcamos en la academia universitaria ante los alumnos; la nueva guerra, al margen del petróleo, los bosques y la minería en general, es por el control del agua; cada vez se requiere más líquido, que, lejos de incrementarse, tiende a reducirse. Por más que lo neguemos, mediante la insensatez que cometemos al abrir la llave y no pensar de donde viene el agua…, cuando hay; su realidad actual es que la población se ha incrementado; las necesidades de consumo del líquido se incrementa: la agricultura, la industria, minería agudizan su escasez, y no se ve como pueda detenerse esta tendencia en el corto plazo, o sea… ¡ya!

El año 2023 ha sido, según las mediciones internacionales el año más seco de las últimas décadas; se calcula que hace más de cincuenta años que no se tiene un año tan malo en lluvias…; y parece que no hay buenos pronósticos para el presente y futuro inmediato.

Los agricultores de Europa salen a la calle a protestar por que cada días les cuesta más producir; se incrementan los costos de los paquetes tecnológicos, al tiempo que la escasez de agua se hace más patente, generando cada vez más problemas para el acceso al agua…: todos queremos más agua…, pero no hay más; no se incrementa su capacidad; por el contrario, se reduce.

Codicia, avaricia, escasez… ¡no hay agua para todo y todos!

Esto no va a mejorar en el momento, menos aun en el futuro; el crecimiento poblacional es una realidad; ya somos más de 8 000 millones de personas en el mundo y seguimos incrementando la población; las empresas en el mundo reclaman el agua para sus procesos industriales como condición para seguir ofreciendo empleos; pero es poco probable que se les pueda entregar el líquido que la población necesita para beber; entrando a la trampa simple, pero real…; o se les da agua para consumo humano, o se desvía para la industria, aunque incluso su vida esté de por medio.

Si a esto le agregamos que los agricultores requieren agua para sus animales y agricultura, y, nos recuerdan que sin sus productos no hay alimentos para la ciudad…

Es la guerra azul…

Hace al menos 30 años lo hemos venido sosteniendo, las guerras por el control del petróleo es una realidad del siglo veinte; en este siglo veintiuno se agrega una guerra vital; la lucha por el control de los mantos de agua en el mundo; es una realidad; es un drama, que puede aterrizar en tragedia…; que en algunos lugares ya lo es.

La guerra por el control del agua sucede a diario, se va a incrementar sin forma de evitarlo; los pronósticos de lluvias en los próximos años no lucen muy optimistas. Hoy, dentro de las consecuencias, Conagua admite que de no normalizarse las lluvias antes del 15 de junio, las presas del país se secarán…, así de simple, así de trágico.

Desde luego lo estamos viendo y viviendo hoy con la racionalización de agua que asigna para el uso humano; la lucha por los permisos para perforar más pozos para uso agrícola e industrial; que al final, es una forma de guerra en el plano doméstico, que lejos de ser extraño en el resto del mundo no se ve la forma de evitar que se convierta en la demanda mundial.

Podemos seguir fingiendo que es asunto de que se pague el recibo del agua para que esta llegue por medio de la llave…; no va a suceder; su escasez es real y creciente.

¡Es la falta de agua estúpido…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *