jue. Jun 20th, 2024

Impartida por el CP Gregorio Rodiles Duarte

* En el Conversatorio Plancartino

Jacona, Mich., 7/febrero/2024.- al dar continuidad a su labor, por el rescate de hechos históricos para consolidar la identidad del municipio de Jacona y pueblos circunvecinos, el Conversatorio del Museo Plancartino de este lugar, llevó a cabo la presentación de la conferencia “La Transformación de Jacona a partir de los años cincuenta y algunos de sus personajes”, a cargo del CP Gregorio Rodiles Duarte.

Puso en marcha la conferencia, la madre Socorro Garay, directora del museo, quien, tras dar la bienvenida a los asistentes, hizo la presentación correspondiente, para dar paso a excelente narrativa en torno al desarrollo de uno de los pueblos michoacanos con mayor crecimiento poblacional, como resultado de la mano de obra que ofrecen, tanto el campo, como la agroindustria, como principales generadores de mano de obra, tanto para hombres, como para mujeres.

El ex alcalde jaconense y productor del campo, recordó que en aquella época de los años cincuenta, las tierras eran desaprovechadas para la agricultura, ya que solamente se cultivaba en la parte alta, y no en la baja, donde había pantanos y manglares; y que en esa década de los años cincuenta, solamente había una empresa embotelladora se refrescos y era la única que daba empleo a la clase obrera y algunos profesionistas; y que en ese entonces inició la construcción del Seminario Mayor.

Indicó que en ese tiempo se dio un gran paso hacia la liberación de agua de las tierras bajas, con la construcción de drenes, secándose la tierra que fue aprovechada para el cultivo de fresa se manera más comercial, enviándose la frutilla en camiones de pasaje hacia la ciudad de México, introduciendo las canastas que eran recogidas allá. También señaló que al ofertar empleo en la pisca de fresa, se les paga por kilo a los recolectores; iniciándose también el financiamiento del cultivo y con ello la capitalización de los productores, que al mismo tiempo coadyuvaron para que hubiera ingresos económicos en las familias. Aumentó también el cultivo de hortalizas. Ello, gracias a que dio inicio a la vez, la operación del Banco Rural, permitiendo que algunos jornaleros se transformaran en productores, dándose la compra-venta de terrenos ejidales.

Y con la intención de evitar el envío de fresa a Morelia, Irapuato y Salamanca para su industrialización, gracias tales financiamientos, se dio paso a la creación de la Congeladora Anáhuac y la primera Asociación de Productores de Fresa en la región.

“Así se dio la creación de las primeras empresas con capital mexicano, aumentando las oportunidades de trabajo principalmente para la mujer en la agroindustria (ahora ya son mayoría también en el campo)… El desarrollo urbano empezó a mejorar”, añadió.

“Uno de los primeros ejidatarios fue don Martín Rodríguez Murillo, logrando el fortalecimiento del ejido, lo cual fue reconocido a nivel nacional; mejoraron las vialidades y el aspecto económico de la población, lo que atrajo a familias de otros lugares. Tuvo Jacona primeras empresas refrigerantes, iniciándose las exportaciones al extranjero, así como el mercado nacional”, asentó,

En materia política, Gregorio Rodiles recordó que surgió el primer presidente municipal con duración de tres años, en la persona de Rosendo Guillén y posteriormente José

Torres, lo que permitió planificar mejor las estrategias que permitieran coordinar la ejecución de obras, apoyadas hasta la década de los años ochenta, por la Comunidad Agraria, agrupación campesina que respaldaba las acciones del Ayuntamiento, encaminadas todas al mejoramiento sustancial de la población.

Recordó que fue entonces cuando inició la introducción de los servicios básicos más indispensables, con el drenaje, evitando con ello la contaminación visual y ambiental, evitando a la vez, la descarga de agua residual de los hogares hacia las zanjas de riego. Hizo énfasis en el sentido de que casi todas las casas tenían sus huertas, recordando que Jacona era una enorme huerta en la que se cultivaban frutas de gran variedad.

Como parte de los personajes de la conferencia, el agroindustrial jaconense destacó a don Martín Rodríguez Murillo, ex alcalde que se distinguió como un productor del campo solidario con la población, participando de manera personal y con la Comunidad Agraria, para coadyuvar con el desarrollo de la población, apoyando además a familias de escasos recursos económicos. “Fue un gran líder moral de los jaconenses, logran apoyos muy importantes aprovechando la amistad con Merino Rábago, entonces gerente del Banco Rural.

Y gracias al éxito que se empezó a tener con el cultivo de fresa y hortalizas, señaló que se empezaron a construir las primeras bodegas, por necesidad de crecimiento de los productores del campo.

Como resultado del éxito económico por las bondades del campo, del ya conocido como “oro rojo” (fresa), al llegar familias procedentes de otros municipios y estados colindantes con Michoacán, para trabajar en las labores del campo, el número de pobladores aumentó rápidamente, surgiendo otras necesidades, como la construcción de una escuela secundaria y después una preparatoria; en ambos casos, la Comunidad Agraria y personajes como don Francisco Zamudio Cortés como Comisariado Ejidal fue la que hizo la donación correspondiente de los terrenos, aportando además, parte de material que se necesitaba. Antes habían donado el terreno para la primaria “Vicente Guerrero”, así como el de la Clínica del IMSS>; o mismo que el terreno donde se encuentran los campos de futbol “Amado Nervo”.

De tal forma, el ponente dejó en claro el cariño y el auténtico amor a su pueblo, de jaconenses realmente comprometidos con el pueblo de Jacona, a través de la Comunidad Agraria; fortaleciendo los ejidatarios el quehacer de los Ayuntamientos, para lo cual, cada año donaban una camioneta que era rifada, para que los recursos fueran canalizados en la consolidación de alguna obra de beneficio social.

El contador Rodiles Duarte recalcó que en aquél entonces se dio un crecimiento desordenado, en cuanto a la construcción de viviendas se refiere, porque no existían las reglas urbanas; pero que, por fortuna, ese crecimiento “no se comió” las tierras de cultivo, porque el Ejido lo ha evitado, como lo hizo con las huertas, que prácticamente desaparecieron.

“Jacona tuvo un crecimiento explosivo, que lo coloca como uno de los municipios más pequeños de Michoacán, pero uno de los más densamente poblados”, subrayó.

Recalcó, además, que el Ejido duró más de 25 en el poder del municipio, al influir de manera política, la cual dio un giro en el año de 1983, con la llegada del Partido Acción Nacional, al Ayuntamiento, dándose a partir de entones diversos cambios de estafeta en varios institutos políticos.

Al crecer la producción del campo (fresa, zarzamora, frambuesa, arándanos, otras frutas y hortalizas, se dio la inversión local con la construcción de congeladoras y empacadoras, creciendo el número hasta 16 en la actualidad, donde trabajan hombres y mujeres a la vez.

A la inversión local se suma la extranjera con empresas de talla internacional, como Agrana y Driscol, comercializadoras de berries más grandes del mundo, de capital francés y norteamericano.

Apuntó el conferenciante, que la producción de fresa aumentó mucho más con la aparición de las plantas productoras de yogurth.

Al evento asistieron cronistas comunitarios e historiadores de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *