lun. Jul 22nd, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED…

Eliseo Castillo

                                             

                                                                  ¿DÓNDE ESTÁS…?

                                               “En silencio, y como si fuera un grito audible,

                                               el pensamiento te evoca, casi te pronuncia,

                                               tu ausencia, que hoy duele, te reclama,

                                               cada rincón de la casa cuestiona…, te llama,

                                               ¿dónde estás…? la pregunta  implora y se repite”…

                                                                           elíseo

“Si un medio de comunicación, sus responsables editoriales o algún periodista “estrella” se topan con “datos de informantes difíciles de corroborar y, en ocasiones, terminan siendo incorrectos”, pues sencillamente no los publican.

De otra suerte están obligados a desecharlos.

Si embargo, si optan por llevarlos a la tinta y el papel, a las pantallas de la televisión o a las redes sociales, y para justificarse por la falta de ética al final de la “noticia” reconocen que nada comprobaron, entonces algo apesta, porque puede tratarse de amarillismo puro, falta de rigor profesional o, de plano, el reconocimiento tácito de que forman parte de una campaña política pagada para golpear a un tercero.”

Fuente: Carlos Fernández-Vega; periódico, La Jornada, viernes 23 de febrero, 2024; pag. 20

Cuando asistimos a una guerra de mentiras y desprestigio mediante las cuales se intenta ocultar preocupaciones e incapacidades enfocadas a la lucha por intentar obtener o recuperar el poder…, por encima de todo…, y cueste lo que cueste, queda un sabor de boca amargo de lo poco que se aporta para hacer creíble la tarea de analizar y en su caso informar de la vida de un país y su sociedad.

La guerra de desinformación con que nos despertamos y nos vamos a la cama cada día, al menos desde hace 20 años, cuando en aquel 2004, ante las preferencias electorales ponían a la cabeza de los posibles candidatos a la presidencia de la república al entonces gobernador o jefe de la ciudad de México AMLO, por encima de las ambiciones de poder inmanejables de la señora Martha Sahagún, esposa del presidente Vicente Fox; fue una situación que, lejos de manejarse con discreción, desató una guerra de desprestigio en los medios de comunicación masivos contra el gobernante de la ciudad, por la simple razón de que la señora; seguramente alguien la habrá contado que hubo una vez en Argentina una mujer muy popular (Eva Perón) capaz de mover a todo un país en busca de sus intereses y metas. Seguramente que ella se sentía con los atributos para amular a la argentina, pero en México; las encuestas de entre 2003 y 2004 indicaban que en las preferencias electorales para las elecciones del 2006, ella, la señora se encontraba en el segundo lugar…; solamente detrás del odiado Peje.

Todo era cuestión de quitar el obstáculo inmediato, para preparar su llegada a la presidencia; así es como en una fiesta en León en el mes de abril de 2004, se dice que la señora con tono eufórico les comentó o informó a sus amigos cercanos que ya estaba resuelto el tema de Andrés Manuel, se desharían de él ese mismo año…; el resto usted lo conoce, vino el desafuero, la euforia  de la familia presidencial (Fox-Martha) y la reacción de la sociedad que salió en un número tal a la plaza pública, que hizo que esta pretenciosa familia, ante sus pocos argumentos que avalaran sus intenciones, reculara, y terminaran por abandonar la intención perfectamente dirigida a dar un golpe de estado contra un funcionario, cuyo pecado era el ser más popular que la señora “presidenta”.

Se usó a la prensa y a buen número de periodistas y comunicadores para la guerra de desinformación…; cada medio se manchó, cada periodista y comunicador quedó evidenciado.

Efectivamente, lo ha señalado el presidente en su defensa ante la ola de ataques sin fundamento, pero que emular a estos periodistas y medios que han sabido hacer piel dura ante las criticas por su bajeza informativa; la calumnia no mancha…,pero tizna.

En la campaña política del 2006, ante las altas posibilidades de que AMLO triunfara en las elecciones presidenciales, decidieron aumentar la propaganda de calumnias en contra del candidato del PRD; por todos los medios, y a toda hora se nos advirtió que ese señor que pretendía nuestro voto era un peligro para México; que habría que detenerlo a como diera lugar; esa consigna se repitió sistemáticamente por periodistas y comunicadores en diversos medios… al peje habría que detenerlo por las buenas…, o por las malas.

El resto usted lo conoce de sobra, el fraude más grande de la historia del país se fraguó y se ejecutó de manea burda transmitiéndolo por la televisión abierta. 

En algunas situaciones seguramente que podremos discutir cuál fue el fraude más ostentoso si se confronta con el de 1988; en que el propio Miguel de la Madrid operó (confesión hecha a Carmen Aristegui, cuando la periodista aun se dedicaba a informar; no a hacer lo que hoy hace de manera evidente) el fraude que se conoce como el apagón de las computadoras que contenían la información en las que, según el propio presidente el Ing. Cárdenas les estaba ganando la elección, por lo que, según sus palabras ante la periodista Aristegui, decidieron operar un “fraude patriótico…”

No hacen falta más comentarios…

Hoy, ante las tendencias de la intención del voto en favor de la candidata no aprobada por los medios de comunicación, sus empresarios, y algunos comunicadores y periodistas han decidido contratar al mismo equipo de “creativos” que instalaron en los medios en 2006 la frase… “AMLO un peligro para México” (Max Cortázar y su equipo obviamente) para que lance una nueva campaña de desprestigio en  contra de quien consideran que les lleva ventaja en la intención del voto (Claudia Sheinbaum).

Ahora han decidido que la consigna debe ir a golpear la imagen de esta política, pero fundamentalmente ir a golpear a quien consideran su creador y protector político, el presidente AMLO, de ahí que la guerra en los medios se enfoque contra las dos figuras…; así es como se ha diseñado el slogan que han decidido para tratar de reducir la ventaja en las intenciones del voto; ahora se ve por todas partes el mensaje de AMLO-narcopresidente y Claudia-narcocandidata.

Nada nuevo, pero habla mucho de la ética de los medios, de algunos comunicadores y de igual algunos periodistas.

El politólogo Jorge Castañeda lo dijo claramente… Al peje hay que detenerlo por las buenas o por las malas.

Carlos Alasraki, promotor de mercadotecnia fue enfático… De Morena hay que hablar mal, aunque no sea cierto; repetirlo miles de veces hasta hacerlo verdad.

Raymundo Riva Palacio; periodista conductor de un programa en televisa y en ocasiones en Tv-azteca, señaló que… Hoy la verdad en la información es irrelevante… 

Después de esto…, queda la sensación de que seguimos siendo vistos como unos alienados, al estilo de como lo manifestó Porfirio Díaz ante el periodista Creelman en la entrevista realizada en 1908; donde manifestó que su reelección sistemática era porque el país no se podía gobernar sin él… (¡uff!).

Hoy asistimos a un proceso de desinformación establecido desde los medios masivos de comunicación, donde la verdad es lo de menos; si se logra mantener el poder, o recuperarlo en caso de haberlo perdido.

¿Cuánto lodo más veremos salir a los medios en contra del actual gobierno? seguramente que mucho, por lo menos hasta el 2 de junio el día de las elecciones.

¿Cuánto más lastimarán a la candidata oficial con el único afán de desacreditarla ante los posibles electores con tal de que le retiren su supuesto apoyo…? Ríos de groserías a falta de razones.

Cuando faltan argumentos, es normal realizar un proceso de destrucción de la verdad; lo malo es que en este momento, hay un proceso de agudización de la desinformación; el incremento de mentiras; y aunque se desmontan las campañas de desprestigio; no hay duda que las tiñas de tanta desinformación resulta altamente contaminante.

Así es como se desacreditan algunos medios, algunos periodistas, y algunos comunicadores.

Después de todo, por algo se creó la historia del “chayote”…

¿Tiene usted alguna duda…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *