mié. Abr 17th, 2024

LA ECONOMÍA Y USTED…

Eliseo Castillo

DEL SILENCIO

“Se que no llegas aun cuando te espero, / el vacío se agranda, casi insoportable, / lisonjas de la vida, es la esperanza, / duro saber que no es más que eso; / de tu ausencia apenas rescato la esperanza, / el silencio, cruel verdad sin duda, / me dice lo contrario, aunque espero”…elíseo

La derecha política, en lo que llevamos de historia de país libre no se ha distinguido por ser leal y confiable a la hora de competir por el poder político; son como el niño mimado y grosero que cuando gana actúa como el más bien portado; cuando pierde, regularmente no lo acepta, y recurre a todas las formas bajas y sucias posibles; lo que al final les importa es el poder por el poder mismo.

En 1821, ante la posibilidad de que un descendiente de negros, el insurgente Vicente Guerrero llegara a la presidencia, apoyaron al criollo Agustín de Iturbide y formaron el primer Imperio de México; luego vinieron batallas entre estos bisabuelos de los actuales panistas en contra de los liberales republicanos que con Juárez le dieron forma a este país con fondo laico, separando, por medio de las Leyes de Reforma (1857… 72) los intereses de la iglesia, de los del Estado.

Pero la derecha nunca quedó satisfecha con tal separación; querían seguir gobernando; así que cuando Francisco I. Madero llegó al poder y no se sintieron representados, emprendieron una guerra de desinformación en contra del presidente, hasta que propiciaron su destitución y asesinato, junto con su vicepresidente Pino Suárez, en la tristemente celebre “decena trágica”.

Nuevamente la derecha, antecedente del actual PAN y el PRI de esos años, se ensañaron en contra de quien tenía el poder, y según sus intereses no era quien necesitaban; así es como prefirieron apoyar al asesino de Madero y Puno Suárez, el militar Victoriano Huerta (en vergonzosa colaboración de la embajada norteamericana en México).

En los años treinta del siglo veinte, y ante la popularidad del presidente Cárdenas (1934-40) decidieron formar un partido que los representara y atacara las políticas de este; así es como en 1939, encabezados por el derechista Manuel Morín, fundaron el actual PAN (partido Acción Nacional, apoyado por el clero católico nacional e internacional y los grandes empresarios).

Lo que importaba era evitar que las políticas de apoyo popular se desarrollaran; en cambio exigían más apoyo a los empresarios.

En 1988, ante el apoyo popular al movimiento nacional encabezado por el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, la derecha panista apoyó sin freno al PRI conservador, aceptando el fraude electoral más burdo que se haya fabricado hasta entonces; simplemente al verse derrotados; lo confesó Miguel de la Madrid, expresidente de México (1982-88), quien dijo que al ver que el ingeniero les estaba ganando la elección, decidieron cometer un “fraude patriótico”; hoy sabemos que hay fraudes patrióticos, cuando de hacer chapuza se trata.

Como siempre al final, cuando se salen con la suya; como el niño grosero y mimado, pueden presumir su fraude…; ¡que importa, ya se salieron con su capricho!

En este siglo llevan dos fraudes vergonzosos: el de 2006 y 2012; en ambos pusieron al líder del movimiento liberal-republicano AMLO, como … ¡un peligro para México…!

Curiosamente en ambas elecciones al verse rebasados en las tendencias electorales, decidieron hacer una guerra de desprestigio, que, como lo señala uno de sus ideólogos, el publirrelacionista Carlos Alazraky (perdón por la ortografía): “de Morena hay que hablar mal, aunque no sea cierto…”. Con esto se imita al ideólogo de Hitler Joseph Goebbels, quien afirmaba que una mentira repetida miles de veces se convertía en verdad social…; a eso le apuesta la derecha.

De “un peligro para México a narco presidente…, y narco presidenta…”

En 1988, la complicidad del PAN confesada por su entonces presidente Luis H. Álvarez propició el peor fraude electoral hasta entonces; Miguel de la Madrid lo calificó como una necesidad para rescatar al país de las manos de quienes en las urnas les habían ganado…, y tendrían el poder que tanto han amado…; a eso le llamó fraude patriótico; en esa ocasión la unión de PAN y PRI justificó el fraude…

En 2006, fue necesario unir a las televisoras en el contubernio; la idea de perder el poder nuevamente unió a panistas con priistas, pero junto con televisa y tv. Azteca y sus empleados de comunicación; los que fuimos a las urnas y apoyamos la opción liberal, presenciamos con pena como nuevamente ante la perdida del poder por la vía legal; se afanaban para tomarlo como lo dijo uno de sus lideres históricos Fidel Velázquez…: “En el PRI llegamos al poder con las balas…, y con las balas lo vamos a defender antes que perderlo” (no es literal, desde luego es una interpretación o paráfrasis).

Así es como presenciamos lo ampliamente documentado, el fraude más grande de la historia reciente del país; ya cuando el impuesto como presidente, Felipe Calderón, hoy refugiado en España, simplemente con desdén afirmó su célebre afirmación del “haiga sido, como haiga sido…”; cualquier defensa sería ociosa…

Hoy, sigue repitiendo la fórmula de que de Morena hay que decir todo lo malo posible…, aunque no sea cierto; las televisoras comerciales, la prensa escrita, salvo algunos periódicos; vuelven a repetir la penosa guerra de engaño, ahora con el señalamiento de que el presidente AMLO es narco, y que la candidata Claudia igual es narca.

Desde luego este ataque propagandístico, sin ser cierto; puesto que ya han quedado desnudados en sus mentiras, lo que realmente busca es seguir tirando lodo (en la práctica es mierda, seamos menos fuertes al respecto, llamémosle lodo simplemente).

Ya se les exhibió como mentirosos, y lejos de defenderse con argumentos, volvieron a reaccionar como el niño grosero y mal acostumbrado a tener todos los juguetes…, pero sobre todo las cajas de los juguetes… ¡faltaba menos…!

El artículo escrito y lanzado desde las instituciones financiadas por el gobierno norteamericano ya desmintieron lo que en México se quiere vender como la gran tragedia nacional…, tener un presidente narco; el propio periodista que escribió la mentira que no se atrevió a sostener (Ton Golden) ya se echó para atrás, al no tener pruebas de lo que afirmó en el artículo.

Pero lo que importaba era tirar lodo (mierda realmente) contra de quien considera su enemigo, y a quien buscan derrocar de mil formas. Desde luego las pruebas de la mentira están a la vista, ofrecidas por el propio gobierno norteamericano; el que reconoce que hicieron investigaciones (¡cuántas han hecho!) buscando alguna forma de atacar al presidente AMLO desde hace años; pero al no encontrar nada que lo incrimine con algún delito, decidieron cerrar el expediente; aceptaron que no había forma de culparlo de tener vínculos ilegales con grupos delincuenciales.

Para los norteamericanos eso ya es agua pasada, pero para la derecha abanderada por los que no saben competir con la posibilidad de perder han decidido, abanderados por su ideólogo de propaganda Max Cortázar (creador del lema AMLO un peligro para México, y asesor de Felipe Calderón, finísimas personas los dos por cierto), que hay que seguir el consejo de sus asesores…: hay que hablar mal del rival…, aunque no sea cierto…; miente mil veces, hasta que se convierta en verdad social.

Según las tendencias de la intención del voto, la sociedad ya está harta de este juego de mentiras; sin embargo nos siguen diciendo que ellos, la derecha conservadora (confesional y laica) parece que no aceptan cualquier cosa que no les favorezca, y en lugar de ofrecer opciones a lo que el actual gobierno propone y hace; siguen tirando lodo, señalando como lo hace el ladrón al saberse descubierto, señalando al lado contrario… ¡al ladrón, al ladrón…, atrapen al ladrón…!

En política se gana o se pierde, pero hay formas definitivamente de ganar y perder; eso de que no tener una sola idea propia para ofrecerle al electorado, y solamente repetir mil veces… este gobierno hace obras inútiles (aunque estén funcionando); el narco financia a todo el candidato de Morena (aunque el narco no tenga partido, sólo intereses y se mete donde se le permite, por las buenas o por las armas, sean priistas, panistas, morenistas…).

La candidata Claudia puede ser una mala propuesta para millones de electores; se vale tener otra opinión y votar en su contra; es normal en una contienda electoral.

AMLO puede ser un “hígado” insoportable para millones de mexicanos; tiene razón en todo caso de atacar y criticar; pero cuando en lugar de razones ofrecen tonterías disfrazadas de lodo y mentiras…

¡Ni cómo apoyarles…!

Por otro lado, si consideran que el actual gobierno es tan malo y errático, entonces no hace falta mentir y ofender como lo hacen…; en las urnas seguramente ganarían sin ofender tanto…

¿O, no…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *