mar. Nov 29th, 2022

LA ECONOMÍA Y USTED

Eliseo Castillo

                                                                          UN SUAVE BESO

                                                        “Apenas el aroma del alba se asoma,

                                                        ya estamos prestos a seguir buscando,

                                                        lento, inseguro, guardando sueños,

                                                        me apronto a tus labios y los miro,

                                                        ladrón de la noche casi ida,

                                                       acaricio tus brazos, luego te beso”…

                                                                        elíseo

Cada que se termina gas, lo primero que hacemos es lamentar, o de plano maldecir la “mala suerte”. ¡ya no hay gas! regularmente exclamamos; luego la molestia de imaginar el boquete en los bolsillos al tener que pagar por este abastecimiento.

De la misma manera, los gobiernos hacen algo parecido; tiene que ver la forma de que los recursos lleguen de alguna forma al consumidor; solamente que, en ocasiones, no es posible abastecer el recurso…, por su escasez, o por su precio alto. 

Alemania ha anunciado que va a nacionalizar empresas extranjeras abastecedoras de gas por su alta dependencia del recurso ante los inviernos crudos en que vive su población; si se hiciera en México… ¡imagínese la crítica en contra del presidente AMLO! ya se lo estarían tragando, y acusando de traidor a la patria y las empresas privadas. 

Pero es Alemania…; están poniendo las necesidades por delante; no es el caso de México y sus autocalificados como ciudadanos buena onda, amigos de los amigos y del mundo mundial.

Lo cierto es que el Estado mexicano no tiene gas para abastecer la demanda actual…. 

Casi todo el que se consume en el país se adquiere de las empresas norteamericanas.

¿En qué momento se jodió el país en materia energética, y en específico del gas…?

La explicación nos la da una nota de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), es claramente explicativa de la realidad en que se tiene que pagar el gas al precio que te impone el proveedor de los Estados Unidos; sobre todo desde 1994 con la firma del TLC de Norteamérica; confirmado por el presidente Zedillo, y ratificado por Peña Nieto…

El estudio de la CEPAL nos revela el problema…

“El estudio refiere que con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el gobierno de México -en ese entonces encabezado por Carlos Salinas de Gortari- “aceptó y promovió una política de importaciones de gas natural”, para lo cual “estableció un entramado legal, regulatorio, normativo e institucional alrededor de las importaciones como vía para abrir el sector a particulares, crear competencia y acotar el monopolio”, lo cual continuó con la reforma impulsada por Enrique Peña Nieto, que creó un mercado abierto.

Más de 25 años después de que Petróleos Mexicanos (Pemex) fue acotado en ese mercado, las importaciones satisfacen 70 por ciento de la demanda de gas natural, pero éstas se incrementan hasta el 90 por ciento con el autoconsumo de la petrolera mexicana, mientras todas las actividades de la cadena de valor están abiertas al capital extranjero” (citado por: Alejandro Alegría; en periódico, La Jornada, domingo 18 de septiembre, de 2022, pag.19)

¿Entiende por qué no va a bajar el precio del gas que necesita y se le termina en cualquier momento…, y luego de lamentar y maldecir termina por pagar…, al precio que le imponga el señor del gas…?

Es uno de tantos milagros que nos ha dejado la apertura comercial indiscriminada; por eso hay algunas molestias en los empresarios de los Estados Unidos, los propios presidentes de México les entregaron el derecho a joderse al consumidor mexicano…; el que ahora el presidente AMLO trate de recomponer el problema, no significa que lo vaya a lograr, cuando mucho, apenas se va a lograr mitigar el golpe…, no creo que se alcance para más…

Si el indio no tiene la culpa…, en este caso, los gobiernos y sus administraciones si deben ser responsables de lo que hacen y firman a nombre de los ciudadanos.

¡Pinche gas…, ya se me terminó…, que joda para el bolsillo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *